Nuestra tarjeta de presentación dentro del medio online se centra en nuestra página web, por tanto su mantenimiento web debe de ser impecable. ¿Y por qué? ¿Por qué es tan importante? Continúa leyendo este artículo y podrás descubrir todo, pero lo que sí tenemos claro es que cuanto más atractiva sea nuestra web, más usuarios atraerá.

¿Qué es el mantenimiento web y por qué es tan importante?

¿Qué pasa cuando entramos en la monotonía en nuestra vida en general? ¿Nos aburrimos? Pues lo mismo pasa con el gran mundo de Internet. Si los productos, el contenido o la información que le presentamos a nuestros usuarios siempre es la misma terminarán cansándose de nosotros.

Por tanto, el mantenimiento web es uno de los factores clave que repercute en nuestro posicionamiento web. Por otro lado, también es el encargado de que nuestra página cuente con una imagen limpia, corporativa y novedosa entre otros. Por ello, debe de ser regular y hace referencia a todos los ajustes, intervenciones y actualizaciones técnicas que hacen que nuestra página siga funcionando y sea segura.

Después de lo anterior, podríamos decir que sirve de poco o realmente de nada crear y diseñar un sitio web sino lo tenemos actualizado y mejorado.

¿Qué incluye el mantenimiento web?

  • Seguridad.
  • Monitorización.
  • Optimización web y del servidor.
  • Copias de seguridad.
  • Actualización del contenido.
  • Mejoras SEO.
  • Actualización del software.
  • Informes mensuales que muestren las actuaciones realizadas.
  • Soporte personalizado.

¿Quién es el encargado? ¿Cuánto cuesta?

Lo más usual es contratar a un experto que se encargue de llevar a cabo servicios de mantenimiento web. Esta función suele contratarse tanto de forma fija como por horas. Aunque bien es cierto que muchas son las empresas que se encargan internamente, pero creednos, algunas de las tareas son muy tediosas y podemos llegar a cometer grandes fallos.

Este debe hacerse en función de lo que haya crecido tu red, pero siempre tiene que ser continuo. Podrá ser mensual, semanal o cada dos semanas.

Por otro lado, para evaluar el precio debemos de tener en cuenta varios factores como la complejidad de la web, la experiencia del profesional, si está incluido el hosting o si se tienen que hacer actualizaciones entre otros. Una vez analizados, hay que tomar la decisión de si el pago será mensual o anual por ejemplo. En el pago debemos incluir conceptos como mantenimiento, hosting y otros como renovación de dominio, por ejemplo.

En nuestra mente tenemos que recordar la frase de lo barato sale caro. ¿Por qué? Imagina que te encuentras en la tesitura de contratar a un especialista y encuentras a dos. En el primer caso, cobra 25€/hora, mientras que el segundo 50€. En este caso pensaríamos en contratar al primero, pero, ¿y si este tarda tres horas en realizar el trabajo mientras que el segundo solo tarda una? Ahí está la cuestión entre otros de la experiencia como factor que comentábamos anteriormente.

En definitiva, el mantenimiento web va a garantizar que nuestra página esté actualizada y funcione correctamente, al igual que sea seguro.

¿Te gustaría crear tu propia página web en tan solo unos sencillos pasos y sin necesidad de tener conocimientos en programación?

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?